lunes, 3 de agosto de 2009

opened

I. sé que no se debe hacer, pero mentalmente di por cerrado el verano con el concierto de springsteen en valladolid. una actuación sólida, divertida, bailona, clásica, alejada de u2. además cantó una de mis preferidas, johnny 99.

II. ahora debo escribir un pregón que no sé ni cuánto tiene que durar... nadar un poco más, estrenar un par más de zapatillas, y sobre todo, volver el diez.

III. tal vez estés en algún sitio de la carretera, viajando en un autobús o en un tren, y en la habitación de algún motel tal vez haya una radio y me oigas cantando esta canción. bueno, si es así, quiero que sepas que estoy pensando en en tí y en los kilómetros que nos separan. y que te llamo por última vez no para que cambies de idea, sino para decir que te echo de menos y para desearte buena suerte. adiós, bobby jean.

3 comentarios:

  1. muy bonito el punto tres. quién es bobby jean?
    besos.chus

    ResponderEliminar
  2. Pues yo creo que nos pasa un poco a todos: el verano es un estado mental. Si uno trabaja en pleno Agosto, eso no se vive como verano, y si uno vive un conciertazo como culminación, pues dar carpetazo no lo veo tan descabellado.
    El boss es el mejor en directo. Sin discusión.

    ResponderEliminar
  3. Sabía que a mi regreso me encontraría varios post pendientes, pero no tantos!!!. Chiquillo, contigo cada vez soy menos Peter Pan y más Alicia en el País de las Maravillas, todo el día tarde, siempre tarde, así que ya sabes, te toca vestirte de conejo con reloj y abroncarme todo el día. (Me gusta más esto de Alicia que simplemente decir que acabo de llegar de mis minivacaciones y ya empiezo el curso con retraso o, simplmente, que me siento retrasado).

    Ahora al lío:

    I. Yo tuve que dar por cerrado el verano antes de empezarlo: el clima, el hospital, de nuevo el hospital... no me han permitido soñar nada más que 5 días perdiéndome además los conciertos de nena Daconte y Vetusta Morla.

    II. Nadar, yo tengo que volver a nadar.

    III. Muy bonito todo, muy bonito pero sintiéndolo mucho estoy hasta las pelotas de mensajitos como esos. Que sí, que sí, que el que lo envía echa mucho de menos, lo pasa muy mal, sufre y tal y pascual pero... ¿alguine se ha parado a pensar en quien los recibe?.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.