martes, 18 de agosto de 2009

segundo post

I. cameron diaz envejece con un nuevo amor. sigue siendo la chica de la mascara? sigue siendo lindísima.

II. una risa llenó de electricidad la escena y luego no dijo adiós ni contestó más nada.

III. sé que no se entiende nada. a veces yo tampoco lo entiendo. lo leo y no lo entiendo. pero me gusta.

3 comentarios:

  1. I. Tendré nietos y esa mujer seguirá igual. Aunque la que me da miedo es Madonna, ella directamente ni envejece.

    III. Es lo que me gusta de tu blog, aunque a veces me pierda para comentarte.

    Vaya bien ;)

    ResponderEliminar
  2. III. Pues si, a veces no hay por dónde cogerte; quizá esa sea una de las razones por las que las zapatillas son especiales. A tí te gusta y a los que te leemos también.

    Besitos

    ResponderEliminar
  3. I. Cameron Díaz (auqnue no llega a ese extremo) es un poco como Paula Vázquez: se transforma, envejece y pierde frescura, realidad...

    Lo de Madonna es otra cosa, un poco como lo de Sarah Jessica Parker, es sacrificio, mucho sacrificio, dieta, pasar hambre, mucha hambre... pero al final son gallinas viejas y se les nota.

    II. Me gusta ese "más nada", me suena al otro lado del mar, me recuerda a alguien, a mi mejor amigo que lo es aún sin habernos conocido.

    III. ¿Es necesario entender?... yo creo que no, a mí también me gusta. tal vez lo importante sólo sea sentir, cada uno a su manera, sentir, adivinar, imaginar.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.