jueves, 1 de octubre de 2009

la mirada del águila

fue una partida de ajedrez rápida. hubo intercambio de piezas, sacrificios inecesarios, huidas, ataques, contras, actitudes débiles, posicionamientos sólidos. después de un previo tan académico, todo saltó hecho añicos.

4 comentarios:

  1. Eso pasa por hacer las cosas tan calculadamente. ¡Improvisación! Siempre Improvisación...

    ResponderEliminar
  2. Vamos, que no tenias ni puta idea, Nico.... eso pasa en las mejores familias!!!Te lo dice una de Vallecas.

    Besos
    Silvia

    ResponderEliminar
  3. Hoy he leído algo sobre el ajedrez también y me permito el lujo de copiarlo y aquí pegarlo:

    "Dice un viejo proverbio chino - y si no lo dice, lo digo yo, y no por viejo, ni por chino - que en el primer movimiento de cualquier partida de ajedrez, ya está decidido el resultado de la jugada. Depende de quién haya sacado en primer lugar, la figura que haya elegido, el movimiento escogido, la estrategia trazada, cómo haya parpadeado las pestañas, porqué meridiano había salido el sol esa mañana... ninguno de los dos sabrán cuándo o cómo acabará la partida. Pero el tablero, mudo testigo, ya sí lo sabe. Así la vida. Así las relaciones."

    No es mío, ojalá: http://arandano.lacoctelera.net/

    ResponderEliminar
  4. jajajajajaj... Grelinno, veo quetú también has caido fascinado por la pluma de mi querido arándano... ¡Es que es mucho! Pero esta vez no estoy en absoluto deacuerdo con él ni con los chinos

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.