lunes, 23 de mayo de 2011

cuchilladas II

I. era demasiado bonito como para que se acabara. así que decidieron darse cuchilladas. el problema fue que aguantaban las cuchilladas. y así no se podía. no.

II. vamos ya cambiando el ritmo. acomodándonos a la sequedad. el tiempo no se detiene para nadie. atiza y te lleva. por eso, cuando la lavadora se pone a centrifugar, está bien tener un punto de agarre.

III. la huída, el caracol, los crustáceos, los bichos raros. a veces pienso en arreglar ese sonido que está haciendo el coche. me gusta mi coche. a veces lo llevo limpio, con las llantas limpias, las ruedas perfectas de presión. acelero y lo escucho. a veces me gusta. no es grande y no es pequeño. es rojo. a veces lo maltrato. lo llevo a reventar, por ver si aguanta. cierro y me sonríe. a veces acaricio el volante. siempre llevo la mano en la palanquita de cambio. se me pasa por la cabeza cambiarlo a veces. y no lo hago. es el que me gusta. lo voy a cuidar. llevo el maletero con cosas mías. pero va ligero. todo esto lo escribo mientras escucho el shine on you crazy diamond, de roger waters. es lo que hay. es lo que siento. cuida lo que amas. mira lo que hay cerca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.