martes, 24 de enero de 2012

DlR IX. a ray of light

en medio de la calma ha llegado un rayo de luz. no sabemos muy bien hacia dónde vamos, tal vez estemos a la deriva, en un desastre maravilloso. o tal vez esto sea real. pero alguien debería atestiguarlo, darnos la certeza de que las rocosas existen, que no somos un espejismo.

hoy los coches han dejado de funcionar. el ruido ha desaparecido. la calma nos deja tristes, pero siempre alguien acciona un motor. y en esas vibraciones nos metemos todos. esas vibraciones son las que seguimos. nos venimos arriba. hace tiempo que no nos preguntamos para qué?. para qué?.

he hecho el ejercicio de ser más concreto, he escrito en un papel cómo puede crecer un hombre al que todo le es hostil, que encuentra en cada mirada una traición, en cada palabra un desafío. un hombre que crece sin poder permitirse la violencia. crece de fuera adentro. se va rellenando. sin convertirse en eje de nada mueve los hilos. eso lo había escrito y el hijo de puta de vincent me lo ha arrancado de las manos, lo ha roto en mi cara. ha escupido. he cogido el tablón sobre el que me apoyaba, un madero de un metro y pico, macizo, y le he querido reventar la cabeza, pero no le he dado.

thomas lo ha visto.

es tarde. bueno, no sé si es tarde porque se me está metiendo en la cabeza la música de cinema paradiso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.