viernes, 23 de marzo de 2012

DlR XXI. la luz


la cuestión, según la planteamos en las rocosas, está en saber si vincent, con lo hijo de puta que era, era necesario en el grupo, nos ayudaba a algo, aportaba algo. las miradas hacia el chico del tiempo se han empezado a endurecer, mientras se ablanda el recuerdo que tenemos de vincent. una doble vía en la que se hace cada vez más difícil posicionarse.
los cuadernos están ensangrentados. y ahí estaba, está, nuestra historia escrita.
tenía esto a mano: una sonrisa que no sabe dónde está tiene un halo de tristeza que la apaga, le quita la luz. bien. imaginemos que nunca hubo luz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.