martes, 5 de junio de 2012

el avión

hay momentos en los que la carretera se queda limpia de coches y puedes abrirte para tomar la curva con más velocidad. bajando. silba el viento, sientes la bici menos manejable. sientes que se afila. y luego: clac. clac. clac. piñón arriba, otro, otro. plato abajo. de repente vas parado y el sol te aplasta contra el asfalto, contra la línea blanca del arcén y sus piedritas brillantes. parece que se acaba el aire. a subir. y así pasa la mañana, con señoras con gorro entrando a las fincas a comprar plantas; gatos muertos, reventados en la carretera; y bandadas de pájaros levantando el vuelo.



2 comentarios:

  1. y esa satisfacción que le queda a uno cuando crees que no podrás, te repones, dices interiormente un "Vamos" como el de Rafa y en ese momento, sabes, que has podido con la carretera, con el dolor físico y pasas de pantalla, soy invencible :) al menos durante ese momento.
    Gran post, mola.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.