viernes, 28 de marzo de 2014

Cuando yo tenía cinco años, me maté


Recordar que los zapatos se pegan a la planta de los pies y que es difícil sacarlos y que hay que tirar mucho es meter el brazo muy abajo en el pozo. Hay que hundir bastante la mano, atravesar el fango y toda esa materia viscosa hasta llegar ahí. Por eso el libro invita a leerlo de una pero es imposible. Está el fango y están los hachazos y la luz. No puedes pasar de capítulo sin parar antes a respirar. Y a veces respirar cuesta días. Hay miradas de ida y vuelta que atraviesan fácilmente cuarenta años en una frase. Por eso hay que parar. El libro se llama “Cuando yo tenía cinco años, me maté” y es exactamente como el chubasquero amarillo que lleva el niño de la portada. Es de Howard Buten. Es delicioso si no fuera porque duele.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.