jueves, 3 de julio de 2014

aquel fuego

cuando le quitaron las grapas de la cabeza se le vino encima toda aquella nevada. fue un recuerdo fugaz e intenso, tanto que se sintió de nuevo sepultado allí, junto al resto. pero pasó enseguida. lo siguiente que notó fue el corazón. le quemaba. no era necesariamente que estuviese latiendo más fuerte de lo normal, no. era que le quemaba. como un carbón incandescente. dolor. dolor punzante localizado. ese puto corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.