viernes, 9 de octubre de 2015

no hay wagyu

I. el chico del camioncito este año no ha traído wagyu. dice que es demasiado caro. era la delicatessen del twinring motegi, a la espalda de las casetas de los equipos, casi en la salida trasera del circuito. estamos en un hotel de carretera en el que la gente baja a cenar con el kimono de la habitación. en el baño hay un solo grifo y un conmutador para que el agua vaya al lavabo o a la pileta. de tan sencillo es conmovedor. también es diferente mirar que hacer. hay gente a la que no le gusta nada japón. nada es nada. te cuentan las razones y te entran escalofríos. sin embargo hoy el cocinero ha salido hasta la barra para servirnos la sopa. ya se nos veía que no íbamos a dar con el asunto y ha decidido que no nos dejaba sin cenar.

II. tengo un primo que dice que el único lugar donde desconecta absolutamente es en el avión. le hace clic la cabeza. off. duerme. duerme como nos imaginamos que duermen los bebés hasta el punto de destino. cuanto más largo el vuelo, mejor. más desconecta. yo vi el documental de amy winehouse. una putada para todos. para todos. un destino fatal, escrito y cantado. tonny bennet acierta a decir: tenía el don completo para el jazz. pero claro, está el tema de la herida. sin herida no hay nervio, no hay descarga eléctrica hacia afuera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.