martes, 8 de julio de 2014

el olor de la lona

I. el gran bar está desbordado. el gran bar es twitter. ya todo son voces lanzadas con un furor desmedido. ya hay que abrirse paso a codazos con la cabeza baja, con olfato de sabueso para buscar a quien de verdad querrías leer. ya es un trabajo twitter. el bar está reventado y no se distingue al camarero del cliente del dueño del mirón de nadie.

II. el 1-7 de alemania a brasil. los rezos de las camisetas amarillas. el 1-7 en realidad fue el 0-5 en media hora. en media hora se han dirimido algunos partidos. media hora le duró españa a chile. media hora alemania jugando como si guardiola mirase desde el banco, con los jugadores conectados al balón y desconectados del marcador. empezando siempre de cero y haciendo la herida cada vez más grande. salvaje. sangre en los dientes. mirada perdida.

III. los ordenadores del sistema son implacables. te van soltando las hostias como algoritmos. zas. zas. zas. si levantas la cabeza vuelven. zas. zas. más. otra. venga. y otra. no hay juego de pies capaz de esquivar los golpes. ni siquiera cuando hueles la lona paran. zas. zas. zas. otra. a quién golpeamos? ni se sabe. pero dale. otra. más. zas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.