domingo, 22 de noviembre de 2015

lorca

I. se fueron allí y acabaron leyendo ese verso de lorca: Y el mar deja de moverse. es tan brutal, en ese poema , ASESINATO,  de poeta en nueva york, que dan ganas de no seguir escribiendo. de dejar ese verso solo. la gente se va para conseguir un triunfo de impacto global y en su barrio les olvidan. ese es el drama. que acabas preguntando: oye, y a éste, qué tal le va?

II. recargo el vaso de whisky. aún tengo galletas y el partido no ha acabado.

III. también tengo ahora dos perros que no son míos y uno no me quita la mirada. sigo leyendo. los perros no comen su comida y es imposible cerrar la puertas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.