sábado, 2 de abril de 2011

el club de los caracoles muertos

un perro sabueso nunca se cree que no haya nada. enloquecerá antes de reconocerlo. otra cosa es que le quiten el suelo que olfatea, que se quede sin suelo, como un caracol muerto. se marea. pierde la visión. le revienta la cabeza. le revienta. como un tambor en un giro eterno, parado. mírale a los ojos. delira. léele. no se le entiende. escúchale. grita sin emitir un solo sonido. es un sabueso exhausto, devorado por el deseo de preguntar. es un sabueso mirando un caracol muerto.

2 comentarios:

  1. Es casi imposible que me recuerdes, pero no imaginaba que además escribirías y bien, quiero decir, que ordenas palabras con cierta magia extraña, y entonces basta con unas líneas solo porque los puntos y los silencios también se sienten, y al final lo que quiero es leerte mañana otra vez, esperando que sea algo más optimista, aunque el suelo sea otro suelo...

    Yo también dejé aquel, hace dos meses. Cruzábamos miradas a veces.
    Qué locura que ahora te escriba!!

    ResponderEliminar
  2. se me ocurre que si es verdad que Picasso una vez dijo: “yo no busco. encuentro". este sabueso sabio podría decir: “yo no encuentro. busco". se me ocurre...

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.