miércoles, 22 de diciembre de 2010

vacaciones

I. he vuelto esta mañana a una clase de spinning. a maldecir. con sueño, fuera de forma. cansado. incapaz de seguir el ritmo de la sonrisa del profesor. ese tipo de profesor que sonríe ante el esfuerzo, como si fuera un maniquí. suda pero sonríe. yo sudo y maldigo. toda la clase vomitando indecencias. maldiciendo a las princesas, a los actores de facebook. contra la sonrisa que pone la distancia, tanto tiempo después. en esa bicicleta de mentira, que no se mueve. con la que no te puedes estampar. un cacharro que sólo te hace sudar. que no te lleva a ningún lado. montas y ya sabes que no te moverás del sitio. inicio y final en el mismo punto. el mismo punto de siempre. cada martes entro por esa puerta. el martes es una anécdota. es otra manera de decirlo. cada bici con su toallita preparada. el equipo de música con el volúmen bloqueado en el histerismo. spinning. una imaginación. una referencia errónea. pero está ahí. sé de qué hablo.

II. me dijo n.: las tías nunca dan un paso atrás. y no renuncian a nada de lo que han conquistado, aunque sólo sea por el tiempo que emplearon.

III. y ahora, con permiso, voy a comenzar mis vacaciones de navidad. en el sitio. sin viajes.

2 comentarios:

  1. sobre el marco de la puerta de entrada al gimnasio dice: el día del fin del mundo.

    ResponderEliminar