miércoles, 8 de febrero de 2012

DlR XI. la pantera negra

soy el mayor de unos cuantos hermanos. ahí ya tengo que dejar mi biografía. se queda en eso porque no hay manera de tirar del hilo en las rocosas. algo no nos lo permite. nuestra propia garganta, tal vez. empecé a escribirla el otro día y me di cuenta de que no podía pasar de esa frase. 

a thomas le mordió una pantera negra. nos lo estaba contando poniendo toda su potencia gestual en precisar cómo fue el mordisco. nos contó que no hubo violencia alguna. el animal le mordió en la mano izquierda, le cogió un pellizco en el dedo pulgar y no lo soltó. la piel entre los dientes de esa pantera, que miraba hacia el jardín de la casa. no sintió miedo, sólo se le paró el corazón. cuando le soltó y echó a correr esa pantera enorme, thomas se apresuró a cerrar la puerta de cristal y notó cómo le volvía el pulso.

el chico del tiempo puso en duda que fuese una pantera negra, porque "no son enormes, son más bien pequeñas". vincent le dijo: yo seré un hijo de puta, pero tú eres gilipollas, niño.
al chico del tiempo le jode que le llamen niño.

a veces contamos las horas mientras dormimos, mientras cae la nieve, mientras nos miramos. contamos las horas para que no se nos olvide el tiempo. nos hemos quedado sin fuerza después de tantas cuchilladas y ahora, pacíficamente, contamos las horas. somos prudentes, que es lo que nunca fuimos. 2horas. 3horas. 4horas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.