miércoles, 7 de marzo de 2012

hora y media

cuando estudiaba cou los sábados por la tarde cogía la bici de mi padre, una berrendero roja, y me iba a subir paracuellos. volvía con las piernas temblando y las rodillas hechas zumo. iba a saco, sin tregua. subía y me quedaba clavado pero seguía. me pasaba algún ciclista y me imaginaba que estábamos en carrera. me quedaba. luego me ponía el periódico en el pecho y bajaba a toda. si no venían coches invadía el carril contrario y cortaba la curva para ir más rápido. cuando volvía, en llano, iba imaginándome historias mientras pedaleaba. ponía la mirada en el asfalto y fantaseaba. eran dos horas fantásticas. todos los sábados.

hoy he echado la bici al coche y he ido a ver qué pasaba si intentaba subir los 10km de navacerrada. no hay ni medio descanso en toda la subida. cuando llevaba 2 km sabía que llegaba arriba sin problemas y cómo lo he disfrutado! las ruedas tan anchas de la bici de montaña sonaban como un tractor. he ido mirando mi sombra, gozando del asfalto, pegadito al arcén, sintiendo las piernas. arriba hacía frío. me he puesto un cortavientos para bajar pero no hay nada como el papel de periódico. hora y media subir y bajar. se me han congelado las piernas, pero qué hora y media fantástica.

2 comentarios:

  1. ¡Ánimo!!
    Qué bien disfrutar, yo me hubiera muerto en 0,

    ResponderEliminar
  2. Qué grandes son esos ratos deportivos!!

    ResponderEliminar